Comentario de “Jacques le fataliste” (Diderot)

Comentario sobre Jaques le fataliste, de Denis Diderot, famoso por haber dirigido durante un tiempo la edición de “L’Encyclopédie”, obra que pretendia recopilar todo el saber humano.

En primer término, tenemos el comienzo de la obra, que empieza de manera muy original.

En lugar de presentarnos la situación inicial y a los personajes, cómo es habitual, el autor comienza eludiendo toda explicación preliminar e interactuando con el lector (algo que hace durante toda la obra), dejándonos simplemente ante dos personajes, Santiago y su amo, y su dialogo, que forma parte de una conversación ya empezada.

Después (pasamos del inicio a un fragmento más avanzado), observamos un diálogo en el que tres personajes platican.

Se encuentran en una posada, y la posadera, les cuenta a Santiago y su amo la supuesta historia (según ella es cierta) de otro personaje que se haya en el lugar, aunque a cierta distancia (ellos lo ven de lejos). Mientras explica la historia, es interrumpida varias veces por terceras personas, lo que añade sensación de realidad a la escena, puesto que, al igual que en la vida real, aquí hay interrupciones inapropiadas y distracciones.

Se trata de la historia del marqués des Arcis, y constituye la parte fundamental del texto.

Éste marqués, nos cuentan, no tenia en demasiada estima al género femenino, hasta que un día encontró a una mujer, la marquesa de la Pommeraye, que le atrajo lo suficiente.

La intentó seducir, y ella se negaba, pues había tenida anteriores experiencias negativas, pero tanto insistió el marqués, y tan buenas eran sus cualidades, que la logró seducir.

Más adelante, el marqués dejó de amarla, y ella lo notó, así que decide fingir que ella ya no le quiere para comprobar su reacción. Él se confiesa y propone mantener una relación de amistad beneficiosa para ambos y que en un futuro deje abiertas posibles puertas para la reconciliación, y ella, hace ver que le place el pacto.

A estas alturas se corta la narración y Santiago y su amo comentan lo buena narradora que resulta ser la posadera. Por otro lado, el autor sigue con su dinámica de inquirir al lector, con lo que le pide opinión y le comenta.

El amo comienza a filosofar, y Santiago cuenta la fábula de la Vaina y el Cuchillito.

Esto es una alegoría (entiendo yo) sobre las relaciones, de pareja especialmente, y cómo toda fábula nos transmite una moraleja, una enseñanza, en este caso, sobre la poca naturalidad de las relaciones monogámicas, puesto que según esto, estamos echos para cambiar a menudo de pareja. Así mismo, el fallo de la Vaina y el Cuchillito no fué la infidelidad, sino el haberse prometido fidelidad cuándo sabían que esta no era posible.

Aquí volvemos a saltar hasta otra historia de Santiago, en esta se cuestiona si somos dueños de nuestras vidas o el destino está escrito, y el propio Santiago se inclina por la segunda. Esta es una característica importante del personaje, él cree que todo es predeterminado, “creemos orientar el destino, pero, en realidad es él siempre quien nos guía”.

Otro pequeño salto, y volvemos a la narración de la posadera.

Después de fingir estar satisfecha con el acuerdo propuesto por el marqués, la Pommeraye urde un plan de venganza para calmar su sentimiento de despecho.

Mediante arduas maniobras y manipulaciones, consigue que el marques se case con una ex prostituta. Ella, junto a su madre, se vio empujada a acabar de ramera al arruinarse, y por ello aceptan la oferta de la marquesa para engatusar al marqués.

Una vez casados, la ofendida madamme, revela a Arcis la verdad, y éste se avergüenza tanto de la injuria que desaparece durante quince días. A su regreso, manda a su suegra a un convento, y perdona a su mujer, con la que termina siendo muy feliz.

Y al final, se insta de nuevo al lector a opinar, en este caso se cuestiona la moralidad de los personajes, de la marquesa de la Pommeraye, del marqués de Arcis, y de su mujer y su suegra.

Anuncios

Una respuesta to “Comentario de “Jacques le fataliste” (Diderot)”

  1. […] de “Jacques le fataliste“, de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s